Woll

Utensilios y Menaje de Cocina

Las sartenes Woll, así como como las cazuelas y las ollas de titanio son la mejor opción para aquél que busca las máximas prestaciones al cocinar. Sartenes, ollas, cazuelas, cazos, parrillas, creperas y otros utensilios de titanio Woll tienen unas ventajas en común que les hacen sobresalir del resto.

Todos estos utensilios están fabricados en Alemania con la tecnología más puntera. El cuerpo de todos ellos está fabricado a partir de aluminio de la máxima calidad, fundido y vertido en un molde que permitirá darle a cada utensilio, la forma y los espesores adecuados en cada zona para optimizar su uso y durabilidad. Es diferente el grosor ideal para la base del que precisan las paredes o los bordes. Esta es una de las características particulares que destacan a los productos de aluminio o hierro fundido sobre los que son de chapa embutida o forjada, de grosor constante en todo su cuerpo.

Otro detalle de su fabricación que marca la diferencia sobre otras marcas de aluminio fundido es que Woll realiza el vertido del metal fundido en el molde de forma manual. Verterlo despacio garantiza que en el molde entre solo metal, no aire, garantizando así un cuerpo denso capaz de acumular y retener mucho más calor que los que van inyectados. Este proceso encarece lógicamente el producto, pero lo hace infinitamente más eficiente y duradero.

Una vez lograda una base consistente, es el momento de recubrirla de titanio para proteger el aluminio del contacto con los alimentos y aportar una mayor resistencia al antiadherente ante el calor y el uso, siendo de esta forma una de las sartenes cuyo antiadherente es más eficaz y con más capacidad de duración.

Las sartenes Woll de titanio disponen de un mango desmontable absolutamente seguro, que además de facilitarnos la limpieza y ahorrarnos espacio en los armarios, nos permitirá usarlas en el horno, para gratinar, calentar o directamente asar.

Con todo esto, podemos estar seguros de que comprar sartenes Woll será una de las cosas más rentables que hagamos para nuestra casa.

Miami