Maquinillas de afeitar

Accesorios de Peluquería y Barbería

Pocos accesorios de afeitado clásico se han hecho tan populares como las maquinillas de afeitar clásicas, también llamadas Safety Razor.

Desde hace ya unos años, hay una tendencia a recuperar los utensilios tradicionales de afeitado, habida cuenta de que resultan mucho mejores para la piel y aún más rentables para el bolsillo en comparación con las cuchillas multi-hojas que nos tratan de vender por la tele.

Aunque siempre hay gustos para todo, claro… La maquinilla de afeitar clásica resulta mucho más fácil de usar que una navaja de afeitar y no precisa más mantenimiento que una limpieza regular y el cambio de la cuchilla según va perdiendo capacidad de corte.

El mecanismo de una máquina de afeitar clásica es muy simple: un cabezal que aloja la cuchilla dejando que asome solo el filo, y un mango que da sujeción al conjunto cabezal-cuchilla y nos permite manipular la maquinilla.

Sin embargo hay ciertas variables además de las puramente estéticas. La principal de estas variables que deberemos elegir es el tipo de cabezal. Éste puede ser de peine abierto o de peine cerrado. Una máquina de afeitar clásica con cabezal de peine abierto es perfecta para aquel usuario experto, ya que permite un contacto más directo de la cuchilla con la piel mejorando así el apurado. La de peine cerrado aporta sin embargo una mayor protección, siendo ideal para usuarios noveles o con la piel más delicada.

También las encontraremos con diferentes tipos de cierre, que determinan la forma de bloquear el cabezal, permitiendo en algunos casos graduar la apertura de modo que se puede variar entre el efecto de un peine abierto y el de un peine cerrado con la misma maquinilla.

Dentro de este tipo encontramos también algún modelo muy especializado, como la máquina de recortar barba. Con cabezales más estrecho para permitir una mayor precisión en la definición y recortado de la barba o perilla.

Miami