Cuchillos de acero de Damasco

Cuchillos

El cuchillo de acero Damasco es uno de los más exóticos y espectaculares de cuantos se usan en cuchillería. Se caracterizan por presentar líneas sinuosas e irregulares a lo largo de toda la hoja. Estas líneas que pueden parecer un dibujo o un grabado, son en realidad las diferentes capas de acero que van asomando según disminuye el grosor de la hoja desde el lomo hasta el filo.

La técnica de fabricación de los cuchillos de acero damasco busca la unión de dos propiedades a priori contrapuestas: la resistencia del filo de un acero muy duro y la elasticidad de un acero más blando. Para conseguirlo, se forjan juntos estos dos tipos de acero, estirándolos, doblándolos y volviéndolos a estirar. Cuantas más veces se realice esta operación, de más capas constará el damasco y más se logrará la unión de las propiedades de los aceros que componen la hoja.

La mayoría de los cuchillos de acero damasco que vemos habitualmente son de fabricación industrial, siendo una superposición de láminas de diferentes aceros que se unen entre sí para dar como resultado una hoja compacta que va revelando sus capas al vaciar la hoja.

Son cuchillos en la mayoría de los casos de alta calidad, aunque un damasco no garantiza esa calidad per se. Los aceros que lo componen deben ser también de alta calidad.

Pero sin duda los aceros damasco más interesantes son los forjados a mano. En este caso se comienza solo con dos o tres placas de acero, que a base de calentarlas al rojo, estirarlas y forjarlas, van configurando lo que es un trabajo de artesanía que traspasa el valor de una simple herramienta de trabajo.

Miami